Skip navigation

En un ensayo de 1978, Philip K. Dick notó cómo eso que llamamos realidad es una ilusión creada ex profeso por agentes de poder con propósitos específicos.

¿La realidad es real? Esa pregunta ha circulado por la mente humana desde tiempos remotos. Hay algo en la realidad o en la relación de nuestra mente con el mundo que nos hace dudar y preguntarnos cuál es la naturaleza auténtica de lo que percibimos. ¿La realidad es una ilusión? ¿La realidad es un velo que podemos correr para descubrir lo que se oculta detrás? ¿Nuestros sentidos pueden engañarnos?

Este problema puede ser respondido de diversas maneras y desde distintos puntos de vista. También desde distintas circunstancias. Ontológica y epistemológicamente, desde la religión o desde la ciencia. También social y materialmente, sobre todo en nuestra época en que la realidad se ha convertido en un mecanismo complejo y delicado en donde se superponen múltiples planos, como una suerte de laberinto de espejos en donde es muy fácil perderse y después decir dónde estamos realmente, qué es realmente la realidad.

Hacia finales de los años 70, el gran Philip K. Dick ya lo había notado e incluso lo anunciaba con profética lucidez. Un poco en el sentido del hiperrealismo de Jean Baudrillard, Dick se dio cuenta de cómo la “realidad” de su época se había convertido en una red tejida cuidadosamente por agentes de poder con propósitos específicos. ¿Qué tan real, por ejemplo, es nuestra intención de comprar algo y qué tanto es una ilusión creada por un conjunto de marcas para las cuales nuestro consumo es imprescindible? ¿Qué tanto los trabajos que realizamos a diario son reales o sólo invenciones sostenidas por un engaño colectivo y necesario para mantener en funcionamiento una maquinaria también ilusoria?

En Cómo construir un universo que no se derrumbe en dos días, el escritor expone esta situación que en nuestra época ha alcanzado un grado de refinamiento que podría rayar en lo espeluznante. En efecto,  como bien ha explicado Slavoj Zizek, actualmente pareciera no existir una realidad fuera de esta realidad, un lugar fuera de la ideología. En otras palabras, no existe un velo que nos oculte el mundo tal como es: nuestra realidad es ya su simulacro. Escribe Philip K. Dick:

Siempre tuve la esperanza, cuando escribía novelas e historias donde surgía la pregunta “¿Qué es la realidad?”, de que alguna vez obtendría una respuesta. Esta era la esperanza de muchos de mis lectores, también. Los años pasaron. Escribí más de 30  novelas y alrededor de 100 historias, y seguía sin saber qué era real. Un día una estudiante universitaria en Canadá me pidió que le definiera la realidad, era para un artículo que escribía en su clase de filosofía. Ella quería una respuesta de una sola frase. Yo pensé al respecto y finalmente dije, “La realidad es lo que no se esfuma cuando dejas de creer en ello”. Esto fue todo lo que pude decir. Era 1972. Desde entonces no he sido capaz de definir la realidad de una manera más lúcida.

Pero el problema es real, no un mero juego intelectual. Porque hoy vivimos en una sociedad en la cual realidades espurias son creadas por los medios, por los gobiernos, por las grandes corporaciones, por los grupos religiosos, grupos políticos –y existe el hardware electrónico necesario para llevar estos pseudo-mundos directamente a las cabezas del lector, del espectador, del oyente. Algunas veces cuando observo a mi hija de 11 años ver televisión, me pregunto qué le están enseñando. El problema es el desvío de la señal; piensen en eso. Un programa de televisión producido para adultos es visto por un niño pequeño. La mitad de lo dicho y hecho en un drama televisivo es probablemente malinterpretado por el niño. Quizás todo es malinterpretado. Y la cosa es, ¿cuán auténtica es la información de cualquier modo, aun si el niño la entiende correctamente? ¿Cúal es la relación entre el sitcom promedio y la realidad? ¿Qué hay de los programas de policías? Coches que continuamente se desbocan fuera de control, se estrellan e incendian. La policía siempre es buena y siempre gana. No ignoren ese punto: La policía siempre gana. ¿Cuál es la lección? Tú no debes confrontar la autoridad, y si lo haces, perderás. El mensaje ahí es, sé pasivo. Y coopera. Si el oficial Baretta te pide información, dásela, porque el oficial Baretta es un buen hombre y es de fiar. Él te ama, y tú debes amarlo.

Y entonces yo me pregunto, en mi escritura, ¿qué es real? Porque incesantemente somos bombardeados con pseudo-realidades creadas por gente muy sofisticada usando mecanismos muy sofisticados. Yo no desconfío de sus razones; desconfío de su poder. Tienen mucho. Y es un poder inmenso: ese de crear universos enteros, universos de la mente. Yo lo tengo que saber, hago lo mismo. Mi trabajo es crear universos, una novela tras otra. Y debo construirlos de tal manera que no se derrumben a los dos días. O al menos eso es lo que mis editores esperan. Sin embargo, les voy a revelar un secreto: A mí me gusta construir universos que se derrumban. Me gusta verlos deshacerse, y me gusta ver cómo los personajes en las novelas lidian con ese problema. Tengo un amor secreto por el caos. Debería haber más. No crean –y lo digo en serio– no asuman que el orden y la estabilidad son siempre buenos, en una sociedad o en un universo. Lo viejo, lo caduco, siempre debe hacer espacio a nuevas vidas y el nacimiento de nuevas cosas. Antes de que las nuevas cosas nazcan, las viejas deben perecer. Reconocer esto es peligroso, porque nos dice que nosotros, tarde o temprano, partiremos con gran parte de lo que nos es familiar. Y eso duele. Pero eso hace parte del guión de la vida. A menos que seamos capaces de acomodarnos psicológicamente al cambio, empezamos a morir. Lo que quiero decir es que los objetos, las costumbres, los hábitos, y modos de vida deben perecer para que el auténtico ser humano pueda vivir. Y es el ser humano auténtico quien más importa, el organismo viable y elástico que puede rebotar, absorber, y hacer frente a lo nuevo.

“La realidad es lo que no se esfuma cuando dejas de creer en ello”, nos dice Philip K. Dick, pero quizá actualmente cabría preguntarse si esa última visión no es también un glitch, un holograma, la imagen residual de algo que nunca existió realmente.

Relacionado

Resultado de imagen para la realidad

“La existencia de la realidad es la cosa más misteriosa, más sublime  y más surrealista que se dé”  (Salvador Dalí)  

Resultado de imagen para la realidad

(Fuente:  http://pijamasurf.com/2015/03/nuestra-realidad-es-un-simulacro-en-donde-solo-somos-marionetas-philip-k-dick-sobre-la-naturaleza-de-lo-real/  y selección de Alcaíno Cortéz)

5 Comments

  1. Creo que no está mal el artículo. Cuando se trata de definir cosas como esas, que son difíciles de definir y a veces imposible, me quedo con las ideas – en principio, – de García Morente, el cual encuentra regiones en el campo de la objetividad y dice que los objetos pueden dividirse en cosas reales, cosas ideales, valores , y objetos metafísicos, de los cuales al menos uno, la vida, está inmediatamente en nuestro propio poder y a nuestro alcance. Dice que todos esos objetos de conocimiento son intuidos inmediatamente por nosotros, y que todos ellos son diferentes, no es lo mismo ser cosa, que ser objeto ideal, o que ser valor. Y cuando nos referimos a la vida nos damos cuanta también que como objeto metafísico es diferente a los anteriores. Los objetos de la realidad existen en el tiempo y están sujetos a causas y efectos. Las cosas reales son. Los objetos reales se dividen en objetos físicos y psíquicos. Los objetos físicos son espaciales y los objetos psíquicos no. El espacio es una categoría de lo físico dentro de lo real. Hay muchas divisiones … como objetos químicos, físicos, biológicos. El objeto físico además de estar en el espacio es mensurable; el objeto biológico además de estar en el espacio, no es mensurable, sino que tiene finalidad.. Así podemos llegar hasta el individuo como objeto de conocimiento. Hay mundo de las cosas, el hombre vive en el mundo de las cosas reales: muebles, calles, casas, juguetes o cosas para comer..Nadie se pregunta por qué, el hombre simplemente usa las cosas de la realidad o que le da la vida cuando las tiene a mano. Es como lo primero. Pero esas cosas nos oponen resistencia, nos generan problemas y en ese momento empiezan los por qué.. Llegamos así al mundo del pensamiento, al mundo teórico. Pasamos al mundo científico y al mundo de los objetos ideales.. – Del mundo de las cosas pasamos al problema y de ahí a la esencia de las cosas y las esencias son cosas ideales: números, figuras geométricas, relaciones, etc etc… Y todo es la realidad… La realidad en esencia es el mundo de las cosas, de todo aquello que podemos captar con nuestros sentidos y reflejarlo en nuestro cerebro y pensarlo …o sentirlo..

  2. Por qué la realidad puede ser distinta para distintas personas…yo creo que porque no todos tenemos el mismo grado de participación en el conocimiento y/o experiencia de la vida en una época dada.. para unos el mundo parece confuso, a veces peligroso e incomprensible y para otros está claro y transparente, y fácil…yo vivo en mi propio universo… 🙂

  3. y ni siquiera he mencionado los valores..

  4. Me gustó cuando el autor dice: “La realidad es lo que no se esfuma cuando dejas de creer en ello”. Me parece genial..

  5. El autor dice también que “A menos que seamos capaces de acomodarnos psicológicamente al cambio, empezamos a morir”… y que lo que él quiere decir es que los objetos, las costumbres, los hábitos, y modos de vida deben perecer para que el auténtico ser humano pueda vivir. Y es el ser humano auténtico quien más importa, el organismo viable y elástico que puede rebotar, absorber, y hacer frente a lo nuevo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mi blog: EL CONSTRUCTOR

Este nuevo espacio es para tratar temas de "organización política" de un pueblo o varios pueblos.

el imperio de des

Just another WordPress.com site

QUORUM-Asuntos Gobierno de Chile

Un sitio WordPress.com bueno

Espacio de oceano

Asuntos gobierno Chile

BUSCANT RAONS

ANIMUS PROVOCANDI

las 1000 grullas

Mil hojas para un deseo 一つの願いを千枚の紙に

Filosofía de 2º de Bachillerato

Cuaderno de aula de los alumnos y la profesora de filosofía de 2º de Bachillerato del CEM

Espacio de Mon Money

ECONOMIA POLITICA temas relacionados

A %d blogueros les gusta esto: