Skip navigation

El parlamentario socialista señaló que en la Constitución está consagrado el modelo económico, político y social que se impuso en un momento de nuestra historia, respecto del cual no hay consenso.
Senador Juan Pablo Letelier

Por Flor Vásquez Gómez

Con el gobierno de Michelle Bachelet vendrán varios y profundos cambios que marcarán el inicio de un nuevo ciclo político en Chile. En eso coinciden analistas políticos y algunos líderes religiosos y de otros sectores de la sociedad. Así también lo tiene claro el senador socialista Juan Pablo Letelier, quien en una entrevista con El Rancagüino se refirió a esas reformas estructurales que se implementarán, las que a su juicio no son un viro a la izquierda, sino algo obvio en cualquier país democrático.

– ¿Usted cree que ahora empieza una nueva etapa para Chile?

– Creo que tal como dijo Michelle Bachelet, aquí comienza un nuevo ciclo político en Chile, una nueva etapa de nuestra historia. Este no es el quinto año de una coalición; éste es el primer año de una nueva alianza que está creciendo. A mí me causa cierta simpatía cuando dicen que esto es un viro a la izquierda, porque estos cambios estructurales son de una obviedad para cualquier país democrático, menos para una parte de los chilenos que encuentran izquierdista y revolucionario que el sistema previsional sea garantizado por el Estado, que la educación sea un derecho público, que haya una Constitución compartida, donde exista un consenso constitucional … Las reformas estructurales que propone Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría (que selló un Acuerdo Político Programático), más que grandes transformaciones revolucionarias son esfuerzos de cambios estructurales para sentar las bases de una sociedad equitativa e inclusiva.
– El Obispo Goic planteó que las reformas profundas que se avecinan deberían ser hechas con el mayor consenso posible. ¿Cuál es su opinión al respecto? 

– Sí, por cierto, que sea lo más representativo posible, más consensuado. Sin embargo, partamos del hecho de que en esta región más del 66 por ciento de los que votaron empujaron hacia una nueva dirección. Lo que ocurre es que ya no es tolerable que el 20 por ciento tenga derecho a veto, por cuanto eso más que una actitud constructiva es defensa de intereses corporativos. Por eso, ahora que nadie se asuste cuando se tomen decisiones de las amplias mayorías, porque el gran drama que tenemos en Chile es que no existe el consenso constitucional. Ese es el drama de nuestra sociedad: en la Constitución está consagrado el modelo económico, político y social que se impuso en un momento de nuestra historia. Es ahí donde no están los consensos. En eso hay que avanzar con los mayores acuerdos posibles. 

– ¿Qué aprendieron los partidos de la Concertación cuando perdieron el gobierno, en la elección anterior?

– No cabe duda que las derrotas son la oportunidad para hacer evaluaciones, son momentos para replantear no solo el quehacer, sino cómo se hacen las cosas. Yo creo que es muy oportuna la frase de Einstein, que si uno quiere que las cosas cambien no debe seguir haciendo siempre lo mismo. Creo que tenemos que aprender de lo que pasó, no sólo de la derrota en sí, sino de las causas más profundas.

– ¿Cuáles fueron las principales causas?

– Creo que hubo varias causas; la principal es que el mundo de la centroizquierda no logró interpretar ni comprender bien la sociedad que nosotros mismo habíamos ayudado a cambiar, no entendimos la demanda ni la mirada de los sectores medios emergentes que irrumpieron en el quehacer nacional. Creo que allí hay una semilla fundamental de nuestra derrota, que no estábamos leyendo correctamente el país que nosotros mismo habíamos incidido en que cambiara.

En segundo lugar, se pagaron los costos de los errores, no solamente la falta de probidad de algunos integrantes, sino un estilo de hacer política que yo espero se logre revertir o más bien plasmar, en este tiempo, otro estilo de hacer política.

SE BUSCA GENTE NUEVA

– ¿Qué cree que va a pasar con las personas que estuvieron en los gobiernos anteriores y que quizás tuvieron responsabilidad en la derrota? ¿Habrá gente nueva o una mezcla?

– Yo no puedo hablar por todos. La Presidenta Bachelet es quien debe designar a sus colaboradores. Y ella ha sido muy clara en su orientación: quiere gente nueva, cuya primera característica sea el compromiso con el programa; que vengan no a servirse, sino que vengan a sacar adelante un programa de transformaciones, donde tenemos muy poco tiempo para impulsar estas transformaciones. Tenemos una exigencia de trabajo grande y con estilos muy distintos, no de personas encerradas ni endiosadas; se necesita gente en terreno. La Presidenta Bachelet ha sido muy clara: busca gente nueva, también gente con experiencia. Mi opinión personal: creo que nosotros tenemos la responsabilidad de ir generando nuevos liderazgos, nuevos cuadros para poder proyectar una obra a futuro. Quienes tenemos más experiencia tenemos el deber de buscar proyectar rostros nuevos capacidades nuevas, porque existe mucha gente sub 50, sub 40, profesionales de primer nivel que tienen mucho que ofrecerle a Chile. Hay que darles el espacio.

– ¿Qué le diría a quienes tienen más de 50 años y que esperan integrarse al gobierno?

Que trabajemos, cada uno tiene su quehacer, pero el gobierno no es el único lugar donde uno hace política. Y lo que uno necesita primero es algo que este gobierno destruyó, para la gran mayoría de los funcionarios públicos es reconocer la carrera funcionaria, el Estado no debe ser el botín del gobierno de turno. Más de 15 mil exonerados que hubo en este gobierno, hay un drama porque tenemos un problema social. El gobierno del Presidente Piñera despidió a mucha gente arbitrariamente. Ahora, hasta el último están haciendo concursos para apernar a mucha gente de derecha, lo cual es vergonzoso. Eso se tendrá que revisar, yo hago una alerta a las personas que creen que van a quedar apernadas, ojo, se va a presentar una ley para dejar sin efecto todas estas contrataciones que se han hecho en periodos electorales, porque es incorrecto ética y moralmente.

Volviendo a tu pregunta, el ser funcionario de gobierno no es una carrera, es un privilegio que lo entrega el Presidente de la República. Hubo gente que hizo tremendas colaboraciones y qué bueno, pero ahora viene un nuevo gobierno, una nueva coalición o un acuerdo político programático y se necesita también dar paso a los nuevos cuadros. Eso es lo que permite que las coaliciones se vayan renovando y proyectando en el tiempo.

– ¿Qué va a pasar con la gente que fue exonerada durante este gobierno y que incluso ahora esta formando una agrupación? 

– Es un tema que constata un problema que hubo. No creo que lo que hay que hacer es echar 10 mil personas para que estas 10 mil personas que fueron exoneradas vuelvan a tener trabajo en el Estado. No creo que esa sea la solución, pero va a requerir un proceso de reflexión que el equipo de gobierno va a tener que abordar. Muchos de esos despidos, no todos, fue de funcionarios públicos de gran trayectoria y de grandes aptitudes que no se han repuesto en el Estado y eso es preocupante.

– ¿Qué dice el programa de gobierno, se va a continuar con esto de tanta gente a contrata y a honorarios?

– La estructura del Estado es un tema y su modernización es un debate de más largo alcance. Algunos buscan que en el Estado haya estabilidad en el empleo, carrera funcionaria, y eso está bien. Otros plantean que para que el Estado sea más productivo y eficiente se debe tener la flexibilidad suficiente, de manera que cuando haya un mal trabajador se le pueda remover sin escándalo. Ese es un problema de la estructura del estatuto administrativo, es muy difícil desvincular a un trabajador fallero.

– ¿Eso va a cambiar?

– Si me pregunta si ese es un tema del programa, no; esa no es una urgencia hoy, no es una prioridad del programa. Pero existe conciencia de que es un tema.

DESIGNACION DE AUTORIDADES

Frente al tema de la designación de las autoridades regionales, ¿cuál va a ser su planteamiento: qué la mayoría de las personas sean de la región?

– Tienen que ser de la región. Estoy cansado del centralismo, de que no se valore el que en nuestra región tenemos gente extraordinaria, de primer nivel. Junto con ello, a mí me preocupa que sea gente compenetrada y comprometida con el programa, dispuesta a salir a trabajar para sacar adelante las transformaciones estructurales de nuestra sociedad. Además, se requiere un estilo de trabajo en terreno y gente de una transparencia absoluta, porque hay que recuperar la confianza de las chilenas y los chilenos. Asimismo, soy partidario de apostar a buscar nuevas personas, eso no significa que no haya una combinación con gente de experiencia. Es tiempo de dar tiraje porque hay mucha gente que se ha preparado en estos años y que tiene una tremenda capacidad.

– ¿Cree que se debe mantener los equilibrios políticos en la designación de autoridades y formación de equipos de trabajo? 

No lo sé, porque eso es una facultad de la Presidenta. El intendente que ella designe va a tener que proponerle equipos. Yo espero que se mantenga la pluralidad de la militancia y que se incorpore independientes, que se logre un equilibrio, que se entienda que la Nueva Mayoría es algo nuevo, porque lo es.

La Presidenta Bachelet prometió dar a conocer su gabinete durante la segunda quincena de este mes, ¿cómo va ese tema? 

– Creo que esa es una variable que va a estar cruzada por el tema del fallo del tribunal de La Haya. Si yo tuviera que decirle, le diría que retrase la designación del canciller para que sea el actual gobierno el que asuma su responsabilidad en ese tema.

– ¿Cree que nos va a ir mal?

– No miro este fenómeno en la lógica de que nos va a ir bien o mal. Creo que la política de relaciones exteriores conducida por el Presidente Piñera tiene una responsabilidad en este proceso. El fallo se va a dar a conocer el 27 de este mes y, en lo personal, yo creo que él (Piñera) debe revisar su intención de viajar fuera del país el día 28, a Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños); me parece inadecuado, ya que que implementar la resolución. Espero que sea este gobierno el que implemente la decisión (el fallo); creo que tenemos los argumentos en nuestro favor, pero estamos sometidos a un tribunal y uno acata lo que resuelven.

– ¿Le han pedido que proponga algunos nombres para la designación de autoridades en la región?

– No nos ha pedido nombres. Lo que nosotros tenemos es un compromiso, preparar el trabajo legislativo y un trabajo político territorial distinto. Lo que sí señaló (la Presidenta) es cuando se estén designando personas, todos tenemos que ser co responsables de las personas que se propongan y nominen. Hay conciencia de que tenemos una responsabilidad grande.

– ¿Piensa que no no se debería premiar con algunos cargos a candidatos que no ganaron en las pasadas elecciones?

– No creo mucho en los premios de consuelo, pero la contra cara de aquello es que es muy cómodo quedarse fuera de las peleas electorales, pensando que después me van a nombrar ministro. Prefiero a quienes se mojan las patitas y van a la pelea. Eso no significa que todas las personas que hacen un esfuerzo electoral tienen garantizado estar en el gobierno si su coalición gana; y no creo a priori excluir a gente porque fueron candidatos y no ganaron.

– ¿De qué partido cree que debería ser el intendente de la Región de O’Higgins?

– Eso lo decide la Presidenta.

¿No importa de qué partido sea; importa más la persona?

– Decir que no importa, sería hipocresía. Lo que sí creo es que en nuestra región hay personas de todos los partidos de la Nueva Mayoría e independientes con alta condición y altas capacidades para sacar adelante la tarea. También estoy consciente que se ha dicho muchas veces que en esta región durante los años que hubo gobiernos de la Concertación fue bastante monocolor y que eso es bueno superarlo. Yo también creo que eso es cierto; pienso que no fue buena la experiencia que hubo en 2 regiones, donde siempre el intendente era de un partido, porque genera dinámicas y prácticas que no siempre son buenas. Hoy estamos iniciando un nuevo ciclo; entonces la actitud y la predisposición tiene que ser distinta. 

– Pero hay gente que quiere pega en el gobierno… 

– Si alguien está buscando pega que busque en los avisos económico y postule a un trabajo. La labor que viene ahora es un desafío político, aquí no se va a estar dando pega, se va a estar buscando personas que entreguen parte de su tiempo y puedan ser parte de un gobierno para iniciar un nuevo ciclo político y sacar adelante los cambios estructurales. Aquellos que andan preocupados de entregar currículum, no creo que les vaya a ir bien.

REFORMAS EN EDUCACIÓN
El senador Letelier señaló que el gobierno que liderará Michelle Bachelet ha generado muchas expectativas, por lo que es importante “tener claro cuál va a ser el cronograma de lo que se va a hacer. Durante los primeros 100 días hay 50 medidas que hay que sacar adelante, ese es nuestro primer paso”. 

Agregó: “La desmunicipalización de la educación no está planteada dentro de los primeros 100 días, en que sí está la identificación de los jardines infantiles y salas cuna que se tiene que empezar a construir durante el primer año”.

Respecto a la educación básica y media indicó que se quiere evaluar ciertos parámetros antes de definir prioridades. “Yo no creo -dijo- que el Estado tenga que regalarle un negocio a nadie. No creo que la educación deba ser un negocio. En lo personal, me gustaría que hubiese solo dos modelos de educación: particular y pública. Esto de que el Estado esté financiando que particulares ejerzan una función púbica como la educación a mí me parece que es un híbrido cuyos resultados no están demostrados que sean mejores. Por tanto, hay buenas razones para preguntarse después del tiempo transcurrido si es lo mejor para el país”.

Añadió que no se entregarán recursos públicos a colegios particulares subvencionados que lucren con la educación. “Con la desmunicipalización hay una reforma a nivel escolar tremenda, vamos a cambiar el modelo educativo”, expresó.

¿Qué va a pasar con los niños que están en colegios particulares subvencionados?

– La familia elige donde va a estudiar el hijo, pero el Estado no es responsable de generarle colegios que creen que son mejores porque ponen una boina y un uniforme distinto; los resultados no demuestran ser mejores. La educación ha dejado de ser un espacio de integración social, hay mecanismos de segregación”.

– ¿Por qué no se hicieron antes los cambios?

– Yo soy de los que voté contra el financiamiento compartido. Hay colegios que son parte de un holding, empresas que tienen varios establecimientos; eso amerita una revisión más de fondo. Uno de los cambios estructurales complejos va a ser el sistema educativo del país.

(Fuente:  http://www.elrancaguino.cl/rancaguino/noticias.php?cod=6384  y selección de Alcaíno Cortéz)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mi blog: EL CONSTRUCTOR

Este nuevo espacio es para tratar temas de "organización política" de un pueblo o varios pueblos.

el imperio de des

Just another WordPress.com site

QUORUM-Asuntos Gobierno de Chile

Un sitio WordPress.com bueno

Espacio de oceano

Asuntos gobierno Chile

BUSCANT RAONS

ANIMUS PROVOCANDI

las 1000 grullas

Mil hojas para un deseo 一つの願いを千枚の紙に

Filosofía de 2º de Bachillerato

Cuaderno de aula de los alumnos y la profesora de filosofía de 2º de Bachillerato del CEM

Espacio de Mon Money

ECONOMIA POLITICA temas relacionados

A %d blogueros les gusta esto: