Skip navigation

“Günter Grass nació en la Ciudad libre de Dánzig, el 16 de octubre de 1927. Hijo de Willy Grass (1899-1979), un cristiano protestante alemán, y de Helene Grass (*Knoff, 1898-1954), una cristiana católica de origen polaco. Grass creció como católico. Sus padres tenían una bodega junto a un departamento en Danzig-Langfuhr (hoy Gdańsk-Wrzeszcz). Tuvo una hermana, nacida en 1930. Estudió dibujo y escultura de 1948 a 1956.

Ha sido un escritor capital en la vida literaria y civil tras la Segunda Guerra, en Alemania y en Europa. Y ha escrito de muy diversos modos sobre la terrible historia de su país en los años centrales del siglo XX, ya con dos novelas iniciales: El tambor de hojalata (1959), El gato y el ratón (1961) y Años de perro (1963).

Tuvo notable participación en el Grupo 47 de escritores alemanes, que se reunía dos veces al año: era un colectivo de jóvenes autores, luego destacadísimos, que leían fragmentos inéditos y se enfrentaban a la crítica de sus colegas (los organizadores enviaban tarjetas cíclicamente a personas muy dispares, ajenas al grupo). Estas reuniones del Grupo 47 dieron voz, incluso finalmente en Europa, a una nueva generación de escritores.

Por otra parte, Günter Grass ha tenido una activa participación política en toda su vida. Criticó con dureza la represión de obreros en la Alemania del Este (RDA) a comienzos de los cincuenta (Los plebeyos ensayan la revolución). De hecho se ha mantenido siempre muy cercano al partido socialdemócrata y ayudó entre otros a Willy Brandt en sus campañas (como puede leerse en Diario de un caracol), que fue decisivo para el cambio alemán . En 1990, su breve ensayo sobre los campos, Escribir después de Auschwitz, fue muy comentado. Además se opuso, tras la caída del Muro, a una reunificación apresurada e invasiva con la antigua RDA (Alemania: una unificación insensata).

Es posible que, por todo ello, antes y después de recibir el Premio Nobel de literatura, en 1999, haya sido atacado de diversas maneras, e incluso que una vez decidiese irse de Alemania (casi un año estuvo, por ello, en la India).

Es más, se magnificó cierto pasaje de su vida que apareció en la autobiografía de 2007, Pelando la cebolla, en donde relata su infancia, su vida como soldado, sus inicios como escritor y su relación con el Papa Benedicto XVI, quien asimismo fue prisionero de guerra en Bad Aibling (Baviera). Y esta obra difundió otra pretendida novedad, avanzada sensacionalistamente por el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) : que a los 17 años perteneció a las Waffen-SS, esto es, que se contó entre los soldados, casi un millón, que reclutó al final la SS (Schutzstaffel o «Cuerpo de Protección»). Se conocía más que en 1944 estuvo unos meses en el ejército como auxiliar de artillería y que sirvió en la milicia, pero no que los batallones organizados para la guerra por los nazis lo hubiesen reclutado como soldado, aún en edad escolar.

Grass tuvo que señalar que su ingreso a las Waffen-SS («Cuerpo de Protección Armado») no fue voluntario y fue destinado sin ser mayor de edad en Dresde , donde sirvió en la 10ª División Panzer SS Frundsberg , como les sucedió a cientos de miles de muchachos. Pues padeció fuertes acusaciones, sin considerarse su temprana edad, la fecha crítica de 1944 y por ende el predominio del partido en el ejército en los años finales de la guerra. Grass sólo sirvió en esos batallones unos meses, cuando tenía 17 años, por lo que ha sido defendido entre muchos otros por Volker Schlöndorff, por Salman Rushdie , por su traductor Miguel Sáenz o por Mario Vargas Llosa.

Es más, Klaus Wagenbach, gran editor, escribió (El País, 16-V-2007) que ese hecho ya se lo había contado el autor en 1963 para hacer una monografía sobre él, y transcribe ahí las notas correspondientes que tomó. Lo había declarado Grass sin tapujos, dice Wagenbach, pero al FAZ le interesaba en 2007 un titular: “No sólo hay demasiados reaccionarios en el mundo, sino también demasiados parricidas”, añadía ese especialista en Kafka al respecto. Eso no impide, según una entrevista con él por Juan Cruz (El País, 17-V-2007), para que el propio Grass valore críticamente —y lamente— lo que significó esa “seducción” del poder en los muchachos de su generación.

Llamó poderosamente la atención su extensa novela El tambor de hojalata, de 1959, sobre la Alemania de su infancia y asimismo Años de perro de 1963. Desde entonces se convirtió en una de las voces narrativas más conocidas de su país por su tono ácido e implacable sobre el pasado inmediato.

Escribió luego El rodaballo (1977), novela que recoge sus saberes culinarios; un breve y denso Encuentro en Telgte (1981), sobre los escritores alemanes del barroco. Luego La Ratesa (1986), y tres libros sobre la historia de su país, que han tenido mucha resonancia: Es cuento largo (1996), sobre la caída del muro de Berlín, Mi siglo (1999), que va año a año por el siglo XX (y fue publicada en el año de su Nobel), y A paso de cangrejo (2002), pues “es necesario retroceder para avanzar, como los cangrejos”, según dice Grass. En esta novela, A paso de cangrejo, recuerda el destino de millones de alemanes que fueron víctimas de la Segunda guerra mundial. La pieza central del libro es el hundimiento del barco Wilhelm Gustloff, el 30 de enero de 1945, con miles de refugiados de la Prusia Oriental a bordo; muchos de ellos, niños. Como en Alemania es un tema monopolizado por las poderosas asociaciones de refugiados de Prusia Oriental, de corte conservador, Grass corría el riesgo de verse adscrito a una ideología que no era la suya. Por eso en su novela va contraponiendo el tema de la muerte de miles de refugiados alemanes con el destino fatal de un joven de la ultraderecha (neonazi). Partiendo de esa tragedia, hace igualmente un recorrido por otras de las sufridas por la población alemana, que apenas se estudian en los libros de texto del país.

Aparte, realiza obras de ilustración, como en Der Schatten (La sombra. Los cuentos de H. C. Andersen vistos por G. Grass), por la que obtuvo el premio Hans Christian Andersen de ilustración en 2005. También ha editado libros suyos con sus dibujos. Su obra, del todo vertida al castellano, ha sido traducida en contacto con el autor por Miguel Sáenz.

Además de novelas, escribió Teatro, Poesía, Biográficos, Ensayos e hizo dibujos y esculturas..

 

(Fuente:  http://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%BCnter_Grass y selección de Alcaino Cortez).

 

 

Anuncios

4 Comments

  1. Inundación

    Esperamos que cese la lluvia,
    aunque nos hemos acostumbrado
    a permanecer invisibles, tras la cortina.
    La cuchara es colador ahora y nadie se atreve ya
    a extender la mano.
    Muchas cosas flotan por las calles,
    cosas bien escondidas en tiempo seco.
    ¡Qué penoso ver las sábanas usadas del vecino!
    Vamos a menudo al indicador de nivel
    y comparamos, como relojes, nuestras cuitas.
    Algunas cosas pueden regularse.
    Pero cuando los aljibes se desborden y se colme la medida que heredamos
    tendremos que ponernos a rezar.
    El sótano está sumergido, hemos subido las cajas
    y comprobamos con la lista el contenido.
    Todavía no se ha perdido nada…
    Como es seguro que las aguas bajarán pronto
    hemos empezado a coser sombrillitas.
    Será muy duro volver a cruzar la plaza,
    claramente, con sombra de plomo.
    Al principio echaremos de menos la cortina
    y bajaremos al sótano a menudo
    para contemplar la marca
    que las aguas nos legaron.

    Poema traducido del alemán de Günter Grass

  2. “Payaso de agosto es el poemario escrito durante aquel verano de 2006, el lugar donde el escritor se refugió del oprobio derivado de reconocer su pertenencia a las SS en su juventud, unos meses de un muchacho de diecisiete años, versos para encarar la depresión derivada del revuelo en que se vio sumido el escritor.

    Cuando fue publicado en Alemania, este poemario atrajo de nuevo comentarios afilados. En el diario Süddeutsche Zeitung, el critico Thomas Steinfeld dijo que era más bien “un compendio de cartas al director de un periódico”. También Reents escribió en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, que “el lamento sobre sus supuestos excesos de la libertad de prensa forma parte del repertorio común del públicamente desenmascarado”.

    Publicado en edición bilingüe, el libro incorpora dibujos a carboncillo de Grass que ilustran la esencia de los textos.

    Entre sus versos:

    ”…Hacer payasadas, gesticular(como antes, a los catorce…) . Enseguida me encuentro cómico/sometido al juicio sumario /de los justos…He incluso el gorro puntiagudo, hecho/con el periódico de ayer/queda bien, porque vale siempre”

    Creo que la traducción impide conocer realmente los poemas escritos en alemán..

  3. Reblogged this on Espacio de Patricia Roi Jonas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mi blog: EL CONSTRUCTOR

Este nuevo espacio es para tratar temas de "organización política" de un pueblo o varios pueblos.

el imperio de des

Just another WordPress.com site

QUORUM-Asuntos Gobierno de Chile

Un sitio WordPress.com bueno

Espacio de oceano

Asuntos gobierno Chile

BUSCANT RAONS

ANIMUS PROVOCANDI

las 1000 grullas

Mil hojas para un deseo 一つの願いを千枚の紙に

Filosofía de 2º de Bachillerato

Cuaderno de aula de los alumnos y la profesora de filosofía de 2º de Bachillerato del CEM

Espacio de Mon Money

ECONOMIA POLITICA temas relacionados

A %d blogueros les gusta esto: